Poema «Minibar»

MINIBAR

Olvidado en el pub de tu corazón
bebo otra copa de ti y ruego por mí.
Las historias aquí escupen dolor,
mientras a las afueras se habla de amor.

Ahogada en tu bar vive mi voluntad:
lleva años allí, yaciendo en el fin.
Tus mozos declaran la amarga verdad,
expresan haberla observado mil veces llorar.

Lo pienso
y te espero.

Contemplo las cuatro mesas del minibar,
veo en una de ellas a mi soledad.
A las cinco y media pretendo dormir,
te veo desnuda en un sueño y anhelo morir.

Ya no logro mirar a mi alrededor,
bebo sin discreción y no sé quién soy.
Tu aroma llega hasta aquí y me ignora al pasar,
no me pide perdón ni media piedad.

Me olvido
y te recuerdo.

Ahora el piano parece anunciar
que tu olor se ha marchado y no volverá.
Todos los espejismos tienen un final,
ahora lo sé por tu amor y esta calamidad.

Diego M. Eguiguren, Bajo un cielo de ceniza, 2015