Alberto Benza: Homenaje a un emprendedor

El Congreso de la República otorgó el premio «El microrrelatista del año» a mi buen amigo Alberto Benza González. Deseo, en esta oportunidad, compartir con ustedes la entrevista que él me brindó amablemente.

 

-Beto, ya llevas algunos años dedicándote a la escritura y a la difusión de la minificción. ¿Qué significa para ti este reconocimiento por parte del Congreso de la República?
Es un premio al esfuerzo y a la dedicación de todos los que estamos inmersos en la difusión del microrrelato en nuestro país. El Grupo Literario Micrópolis y la Revista Plesiosaurio son dos íconos importantes en el desarrollo de la minificción en el Perú. Desde esta mirada me siento gratificado. No es fácil organizar una Jornada Peruana de Minificción y menos un Coloquio Internacional. El premio lo comparto con todos los microficcionistas del Perú. También es importante resaltar que el Congreso de la República le ha dado el valor al microrrelato en este país al otorgarme este premio. Con el paso del tiempo siento que aparecen más escritores de microrrelatos, nuevas editoriales que apuestan por la minificción. Ahora el Estado reconoce a este nuevo género con esta distinción, definitivamente es un gran avance. Si lo veo desde este lado de la orilla —como se suele decir— me siento honrado.

 

-¿A quiénes va dedicado este premio?
En primer lugar, a mi familia, a mis amigos que me han alentado desde un inicio y a todos los obreros literarios que siguen luchando por la difusión del microrrelato en nuestro país. Tampoco puedo dejar de mencionar al Taller de Escritura Creativa de la maestra Clara Obligado en Madrid, donde estudié el curso de Hiperbreves, a la Escuela de Escritores de Madrid, donde llevé el curso Microliteratura con la profesora Montalbà Bori, al taller de Microcuento de Ricardo Sumalavia; los tres son formidables talleres y los recomiendo para incursionar en el género de la minificción.

 

-Como escritor, ¿cuáles son tus próximos proyectos?
Tengo dos micronovelas que siguen esperando una relectura para ser corregidas, una de ellas es BeauGest, que habla de un soldado chileno que fue salvado por un oficial peruano en la Guerra con Chile; la otra es totalmente fantástica, de vampiros, y se titula Sarah Ellen, pero en estos momentos estoy leyendo bastante y madurando mi escritura. No quiero producir cantidad, sino calidad. Es sencillo caer en el facilismo de hacer un microrrelato en una línea, pero tiene dos efectos: te sale cualquier texto indecente o una maravilla, es por eso que uno tiene que tomarse su tiempo y seguir aprendiendo. Por ejemplo, Fernando Iwasaki publicó Ajuar funerario y con eso le bastó para tener el mejor libro de microrrelatos escrito por un peruano, a pesar de que, por ahora, no está en sus planes sacar otro libro de microrrelatos. La idea es trabajar tu libro con esmero, el tiempo que se demore en salir es lo de menos.

 

-¿Editorial Micrópolis es la única casa editora dedicada totalmente al género del microrrelato?
Lo que sí te puedo asegurar es que, legalmente constituida como empresa, Editorial Micrópolis es la primera casa editora dedicada solamente a la Minificción. Existen otras editoriales que apuestan por el microrrelato: en Trujillo está Ediciones OREM de Óscar Ramírez, en Huancayo Acerva Ediciones de Juan Carlos Suárez Revollar, en Arequipa Cascahuesos Editores de José Luis Córdova, en Cajamarca Sumeria Editores de Nella Díaz García y Ediciones Altazorque estrena su colección «Átomo», que será dirigida por José Donayre.

 

-¿qué libros publicará este año la Editorial Micrópolis?
Se viene el libro SUM de Tanya Tynjälä, ilustrado por el destacado pintor Alberto Quintanilla; un libro inédito de Carlos Meneses; las antologías de tres estupendos escritores argentinos: Antonio Cruz, Orlando Romano y Daniel Frini. También tendremos un libro de ensayo de la profesora venezolana Violeta Rojo; su compatriota Gabriel Jiménez Emán también estará publicando con nosotros. Posiblemente estemos cerrando con un libro ilustrado de una escritora chilena, pero aún es algo por confirmar.

 

-¿Habrá una tercera Jornada Peruana de Minificción?
Estamos terminando de elaborar el programa de la III Jornada Peruana de Minificción y habrá sorpresas. Este año contaremos con nuevos escritores que incursionan en el género del microrrelato. También estamos viendo la posibilidad de traer a un escritor de minificción para el evento.

 

-Has tenido la posibilidad de leer muchos libros de minificción, ¿a qué escritores peruanos recomendarías?
Hoy en día existen escritores muy buenos, prefiero mencionar los libros que más me gustaron en estos últimos años: El aullar de las hormigas de Ítalo Morales (Arteidea Editores, 2003); Ajuar funerario de Fernando Iwasaki (Páginas de Espuma, 2004); Oprimidos y Exprimidos de Juan Rivera Saavedra (Fondo Editorial UAP, 2004); Enciclopedia mínima de Ricardo Sumalavia (Fondo Editorial PUCP, 2004); Cuentos de bolsillo de Harry Belevan (Universidad Ricardo Palma, 2007); De cómo quedé estando aquí de Hernán Garrido Lecca (El Virrey, 2008); Haruhiko & Ginebra de José Donayre (Muro de Carne, 2009); Cuatro páginas en blanco de Lucho Zúñiga (Paracaídas Editores, 2010); Arequipa, el enigma de la lectura de Pablo Nicoli (Editorial Distribuidora San José, 2010); El dos veces nacido de Jomar Cristóbal (Editorial Micrópolis, 2011); La eternidad del instante de César Klauer, (Micrópolis, 2012); 77 + 7 nanocuentos de William Guillén (Editorial Petroglifo, Lluvia Editores y Sumeria Editores, 2012); Película de horror de Marco Alberca Ruiz (Editorial Micrópolis, 2012). Las antologías de Ricardo Sumalavia: Colección minúscula. Cinco espacios de la ficción breve (Ediciones COPÉ.2007) y la de Rony Vásquez Guevara Circo de pulgas, Minificción peruana, Estudio y antología 1900-2011 (Editorial Micrópolis, 2012); SUM de Tanya Tynjälä (Editorial Micrópolis, 2012).