Librería Selecta, un lugar de comunión con la cultura

Libreria SelectaPor: Alberto Benza

Uno, al ingresar al Jirón Quilca con la cadencia de los pasos, va respirando tradición y bohemia. Quilca es un lugar de encuentro para escritores, artistas y músicos. Muchos han dejado sus huellas en las noches interminables del Bar Queirolo (histórica taberna con 93 años de fundación), donde uno puede degustar las mejores butifarras acompañadas de un vino o un buen pisco. Si deseas una buena cerveza tienes el Bar Don Lucho, que te servirá al compás de un bolero o un vals en su famosa rocola. Más adelante nos encontramos con el Centro Cultural Averno (fundado por 12 artistas en 1998), con su fachada multicolor. En la acera de enfrente se ubica el Boulevard de la Cultura «Quilca», con miles de libros, revistas y discos que no encontrarás en otro lugar y a un módico precio.

En el Boulevard de la Cultura «Quilca» uno puede encontrar libros que son verdaderas joyas y a un precio aceptable. Hice una breve parada en el stand 16 y encontré la Librería Selecta, que hace mérito a su nombre por los ejemplares que vende: lo mejor de la poesía, narrativa clásica y contemporánea. La dueña de la librería es Yesenia Ballardo Salas, junto a ella trabaja el crítico literario Gabriel Ruiz Ortega, quien brinda el sello de garantía a las obras que se venden. En la Librería Selecta puedes encontrar ahora los libros de la Editorial Micrópolis: El dos veces nacido de Jomar Cristóbal Barsallo, Bajo un cielo de ceniza y Coleccción Privada de Diego Martín Eguiguren, Película de horror de Marco Alberca Ruiz, Obnubilaciones transitorias de Adán A. Roque, Intuiciones y Delirios de David Roas y La eternidad del instante de César Klauer.

Al salir de Quilca, sigo convencido de que se trata de una miniciudad de los libros, donde la bohemia te despedirá al caer la noche y te quedarás, al día siguiente, con esa magia de querer regresar para encontrar una joya literaria.